Todo cambió cuando algo llamado “Internet” llegó a nuestras vidas. De repente, la información estaba al alcance de la mano de cualquier persona. Información de cualquier tipo. Ya no hacía falta investigar en bibliotecas o periódicos. Porque gracias a Internet aparecieron “buscadores” que nos permitían encontrar casi cualquier cosa en cuestión de segundos. Y esto era solo el principio… Luego llegaron las compras online, las redes sociales, las plataformas de entretenimiento…

Ya no somos capaces de imaginar un mundo sin Internet.

Ya no somos capaces de imaginar un mundo sin Internet.

Negocios online

Ya no somos capaces de entender el mundo de los negocios sin “la red”. En cambio, en muchos casos, seguimos pensando que las cosas hay que hacerlas “como se han hecho toda la vida”. “Siempre nos ha ido bien, por qué vamos a cambiar”. “Yo cree mi empresa solo y he llegado muy lejos, no necesito que nadie me diga cómo hacer las cosas”. Comentarios más habituales de lo que desearíamos.

Incluso los negocios más nuevos (por aquello de que la formación empresarial sigue siendo bastante tradicional y ortodoxa) siguen aplicando los métodos que se empleaban hace años. Especialmente, en lo que a los productos o servicios se refiere. Me explicaré mejor.

¿Alguna vez alguien te ha hablado de las grandes virtudes de su producto o servicio? ¿En cuántos de esos casos has pensado que lo que quería era solo venderte? Bien, no siempre sucede así, pero lo normal es que las empresas nos quieran vender hablándonos de lo buenos que son sus productos o servicios. Y lo normal también es que eso nos cause rechazo, porque precisamente gracias a Internet nos bombardean cada día con cantidades ingentes de información. Y, aquí viene la clave, nosotros elegimos cuál es relevante para nosotros. Quédate con esta palabra: RELEVANTE.

marcas relevantes

Ser relevante no es importante, es IMPRESCINDIBLE para hacer crecer tu negocio. Y puedes creerme si te digo que tu producto o tu servicio por sí solo no va a conseguir que lo seas. A no ser que hayas creado uno de los inventos más impresionantes del siglo XXI. O que tengas un método hipersecreto que convierta lo normal en extraordinario. Si no es así, empieza a pensar más allá. Y eso significa convertir tu negocio en una Marca, en una promesa cumplida, en un significado que conecte con tu audiencia. Empieza a alinear lo que quieres ser con lo que eres y lo que perciben de ti.

Y, para ello, te recomiendo encarecidamente que aproveches Internet (¿ya va siendo hora no?). No publicando post irrelevantes que no interesan a nadie en tus redes sociales. NO. No haciendo partícipe de la vida de la oficina a personas que ya tienen la suya. NO. No poniendo ofertas a diestro y siniestro como el que dispara al aire con una escopeta de perdigones. NO.

Pregúntate y analiza qué es lo que va a ayudar a tu audiencia de verdad. ¿Qué es lo que les interesa? ¿Les has preguntado alguna vez?

Pregúntate y analiza qué es lo que va a ayudar a tu audiencia de verdad. ¿Qué es lo que les interesa? ¿Les has preguntado alguna vez?

que hace que una marca importe

Tal vez quieren que les expliques por qué unas ventanas son mejor que otras, o si las de PVC son más adecuadas para su casa que las de aluminio. O tal vez les ayudaría saber cómo pueden mejorar la productividad de su empresa gracias a los servidores virtuales en “la nube”. O quizás les gustaría entender cómo cocinar esa hoja verde tan rara que vendes y que dices que es tan sana. Sea lo que sea, en el siglo XXI las personas quieren APRENDER. De una u otra manera, más o menos formal, más o menos divertida. Cada uno a su manera. Pero la didáctica es una oportunidad de que seas realmente más relevante como Marca y como negocio.

la importancia de la didactica en la construccion de marca

Este artículo, de hecho, no es ni más ni menos que eso. Aportar valor de un modo sencillo para que personas que están interesadas en mejorar su negocio puedan hacerlo gracias a la mejora de su Marca como herramienta de crecimiento. Concretamente desarrollando y potenciando la parte didáctica de ésta. Porque, por supuesto, la creación de contenidos o “Branded Content” también es Marca.
Y, como tal, debe ir alineada con nuestra estrategia de Marca. La pregunta sería… ¿cómo debo crear y comunicar ese contenido de valor? Voy a darte algunas claves:

  • Comienza por el principio, el Insight. ¿Qué es lo que motiva a tu audiencia? ¿Qué es lo que le interesa de verdad? Un consejo: olvídate de tu producto o servicio. Como hemos dicho anteriormente, no se trata de ti. Se trata de tu audiencia y lo que esas personas quieren. Ni siquiera tiene que estar directamente relacionado con lo que vendes. Por ejemplo: un vivero de plantas podría aconsejar cómo decorar unas oficinas para mejorar el bienestar de los empleados. La clave está en que, como expertos en plantas, este vivero sabría cómo incluirlas en la decoración para aportar ventajas que consigan ese objetivo de crear un mejor ambiente. No hablaría directamente de su producto, pero sí de cómo indirectamente éste puede ayudar a los empresarios a mejorar la productividad, por ejemplo.
la informacion es la clave

ANTES DE QUE CONTINÚES

Si te esta gustando este artículo.

Puedes disfrutar de mucho más contenido y formación gratuita en nuestra newsletter y canal de telegram.

Marcando esta casilla, confirmo que he leído y acepto la Política de Privacidad y que consiento el envío de boletines informativos al correo indicado.

Nos vemos en Telegram:

Suscríbete y disfruta
  • Una vez detectados los temas con los que aportar valor, deberíamos decidir cómo expresar esos contenidos. Y para ello te recomiendo que te bases en el Territorio y la Personalidad de Marca. El primero nos marcará una pauta general para todas las acciones de Marca, ya que es el punto clave sobre el que pivota toda la estrategia. En cuanto a la personalidad, es bastante sencillo. Si somos “formales”, así serán también nuestras comunicaciones y nuestro tono de voz. No tendría sentido, por ejemplo, que publicáramos en un formato de vídeo “selfie”, en la playa y hablando como si lo hiciéramos con nuestros colegas más cercanos. Tal vez deberíamos hacerlo en un artículo que publicáramos en Linkedin, o en nuestro blog, con un vocabulario algo más educado y una redacción bastante “académica”. Esto es solo un ejemplo. Y se puede extrapolar a cualquier rasgo de personalidad de la Marca.
las marcas son su capacidad para ser importantes para alguien
  • Por último, fijémonos en nuestro Posicionamiento de Marca. ¿Quiénes somos? ¿Por qué somos importantes para muchas personas? Esto tiene que ver directamente con las expectativas que generamos. Porque no es lo mismo que seamos “un proveedor de servicios de gestión digital” a que seamos “el navegador de tu empresa, que te llevará más lejos en menos tiempo”. Del primero podríamos esperar que nos vendan un ERP o cualquier aplicación informática para gestionar recursos de nuestro negocio. Del segundo, además, seguramente esperaríamos una solución más personalizada y sobre todo, que nos explicaran cómo podemos ser más eficientes y generar más con menos en nuestra empresa. Y eso ya da para generar muchos contenidos. Lo mismo ocurre con cada Marca. El posicionamiento definirá qué esperan de nosotros.

Como resumen, me gustaría dejar claro algo que considero muy importante. Antes, si alguien quería saber algo, o bien lo leía en un libro o tal vez en la televisión, o bien buscaba a una persona experta y le consultaba. Ahora tiene infinitas formas de hacerlo. Desde los cientos de publicaciones especializadas (revistas, libros, periódicos…) hasta los buscadores online (Google principalmente) y todo lo que se pueda buscar en Internet, pasando por todo tipo de redes sociales, destinadas a públicos de todo tipo. Y las Marcas pueden aportar contenido infinito a aquellos que quieren, de uno u otro modo, resolver dudas y aprender sobre algo. Aumentando su compromiso, su diferenciación, su visibilidad y, sobre todo, su relevancia.

¿Te apuntas? Pues deja de leer y empieza a crear contenidos 😉

¿Te apuntas? Pues deja de leer y empieza a crear contenidos 😉

crea contenido de marca crea emociones